Acosos, abusos y agresiones sexuales en el BJJ

Comparte esto

Violencia machista en el deporte

Los acosos, abusos y agresiones sexuales en el ámbito deportivo so un tema tabú. Pese a eso, cada día son más los casos que salen a la luz en todos los terrenos, lo que ha llevado a algunos comités y organizaciones a tomar cartas en el asunto.

En palabras de Sebastian Boueilh, exjugador de rugby francés, que fue victima de abusos sexuales cuando niño y que lleva adelante una asociación para enfrentarse a esto “se ven cada vez más casos en el deporte, algo que la gente no quería ver antes porque el deporte no es eso”.

La relación entre entrenadores y atletas puede guardar grados de intimidad y dependencia que no se da en otros ámbitos. Los atletas muchas veces deben obedecer y confiar ciegamente en lo que sus instructores dicen, ya que son los encargados en llevarlos a un nivel superior en las competiciones.

“[…] algunos entrenadores pueden llegar a tener unas cuotas de poder muy altas sobre sus atletas, y, en algunos casos, pueden convertirse en acciones de abuso de poder. Este hecho contribuye a dibujar un escenario de cierta vulnerabilidad para la deportista”

recalcan Montserrat Martín Horcajo y Albert Juncà Pujol en un artículo científico sobre el acoso sexual en el deporte.

Casos recientes en el BJJ

Hace unas semanas salió en algunos medios especializados el caso de Marcel Gonçalves, cinturón negro de BJJ e instructor de Fight Sports Naples, en Miami, Florida. Este ha sido detenido a mediados del pasado mes de marzo, acusado de violar a una alumna suya de 16 años.

Gonçalves eses Campeón Pan Americano y cinturón negro de Roberto Cyborg Abreu. Este último publicó un mensaje en su Facebook repudiando el hecho:

“La agresión sexual nunca puede ser tolerada. Esta semana, tuvimos noticias horribles sobre un individuo que representaba a la Fight Sports en uno de nuestros gimnasios afiliados. Las acciones de este individuo no reflejan lo que yo represento y será responsable de sus acciones.

Mi corazón está triste por la víctima y su familia. Saben que tienen mi apoyo total.”

Mayara Munhos, faixa-roxa de Atos, que publica un blog sobre BJJ en la página oficial de ESPN Brasil, realizó una investigación, publicada en su web bajo el nombre de “Assédio nos tatames” (Acoso en los tatamis) sobre el acoso a las mujeres que practican jiu-jitsu brasileño dentro del propio ámbito de entrenamiento.

Entre otras cuestiones, recalca el porcentaje de casos de acoso que encontró: de 159 mujeres entrevistadas, el 61,6% habían sufrido acoso. Algunas veces de forma sutil, otras de forma más explícitas y en algunos casos violentas, como recoge en varios ejemplos.

Aún más reciente es el caso de Mike Fowler. Una alumna suya publicó hace unos días un extenso escrito en el que acusaba a su instructor de acosarla.

Fowler es una eminencia en el BJJ. Es una de las personas que más rápido han conseguido un cinturón negro (3 años y medio). Además, acumula varios títulos y medallas mundiales en los grandes campeonatos de jiu-jitsu a nivel mundial.

En su escrito, la alumna recalcaba cómo sufrió el acoso. En este caso el acoso fue a través de mensajes:

Me enviaba fotos de sus genitales, desnudos y expuestos. Estaba perturbada, confundida y herida. Imagina que tu instructor le envía fotos de desnudos a sus ESTUDIANTES. Alguien a quien realmente admirábamos. Alguien que podría ayudarme en el jiu-jitsu. Alguien en quien confiaba y consideraba como alguien de mi familia.

Después de que me enviara esas fotos, dejé de entrenar. Me deprimí mucho porque me quitaron algo que realmente me gustaba. No podía soportar estar en la misma sala o cerca de él, en lo único que podía pensar era en que me estaba mirando y en los pensamientos pervertidos que se le cruzaban por su cabeza. Actuó como si no ocurriera nada. Incluso pensé en darle el beneficio de la duda de que estaba borracho y envió esas fotos por error.

[…]Mi dolor y confusión incluso aumentaron después de dejar el jiu-jitsu cuando escuché que también enviaba fotos suyas desnudo a otras chicas en la comunidad del BJJ. Mis sospechas se confirmaron cuando me envió un mensaje de texto para pedirme disculpas si alguna vez había hecho algo fuera de lugar. No estaba ebrio y no era el escrito de un borracho. ¡Sabía lo que estaba haciendo completamente!

[…] He pensado en por qué hacía esto. Todo lo que puedo pensar es que estaba tratando de obtener una respuesta o reacción de mi parte. Entonces, si quería una reacción, le daré una. Estoy  haciendo un llamamiento a toda la comunidad de jiu-jitsu porque ninguna de las otras chicas quería hablar por temor a que otros no les creyeran o por el riesgo de quedar mal paradas en su gimnasio. […]

MIKE FOWLER, si estás leyendo esto, estás enfermo de la cabeza. No eres una buena persona y no deberías estar enseñando jiujitsu.

El escrito completo se puede leer en Jiu-jitsu Times en inglés.

Pocos días más tarde, Fowler tomó cartas en el asunto, y reconoció los hechos, pero alegó que en aquellos momentos se encontraba en una mala situación. Todo a través de un escueto escrito en el muro de su Facebook:

Algo que está saltando a la luz

En muchos deportes están saliendo a flote casos de abusos por parte de instructores y médicos. Es el caso de la Federación Estadounidense de Gimnasia, en la que el año pasado dimitió su presidente al no poder enfrentar los 350 casos que salieron a la luz de gimnastas federadas que habían sufrido abusos de todo tipo.

En febrero de este año (2018) la Federación Francesa de Atletismo también se vio afectada. Dos entrenadores han sido acusados de violación.

Recientemente el Comité Olímpico Español (COE) ha dedicado jornadas enteras de sus encuentros a discutir el asunto y a buscar soluciones.

Pero no es algo nuevo en el marco del deporte, ni siquiera en el olímpico. Ya en 2007 el Comité Olímpico mundial hizo pública una declaración, también alertados por los acontecimientos:

“Los miembros del entorno del atleta que ocupan puestos de poder y autoridad suelen ser los principales autores…”

Es necesario que tanto en el deporte, en el BJJ como en la vida en general este tipo de situaciones sean evitadas, revertidas y eliminadas. No se puede quitar gravedad e importancia a este aspecto de violencia contra las mujeres tan normalizado y cotidiano.

Es necesario que todos los atletas varones del jiu-jitsu brasileño reflexionen sobre sus privilegios y sobre la forma en que tratan a las mujeres, sobre cómo pueden llegar a dañar a otras persona.

Es necesario que se enfrente el acoso y el abuso contra las mujeres, niños y niñas, dentro y fuera del tatami.

Comparte esto